domingo, 16 de junio de 2013

Tips para la elaboración de un Curriculum profesional:


Para aspirar a un empleo ya sea de carácter profesional  o técnico en Terapia Ocupacional se deben cumplir  ciertas modalidades que exigen  los empleadores para dar asignación a un  puesto de trabajo,  como primera instancia  se realiza una selección de Currículum  Profesionales,  por la cual es el   documento en el que se presenta información desglosada de la experiencia del candidato para ocupar un puesto laboral. Es por esto que es importante saber como puntualizar los temas a tratar para un curriculum profesional.

A continuación detallaremos   las siguientes  reglas para elaborar un currículum:


  1. Debe ser breve, conciso y directo. El currículum no debe de contener más de dos hojas, como máximo
  2. Escribir con una fuente de letra  legible y con una presentación espaciada que facilite la lectura.
  3. El currículum no debe ser escrito a mano o amenos que se lo solicite la empresa. 
  4. Evitar los adornos y el abuso de colores. El currículum debe transmitir profesionalidad y seriedad.
  5. Respetar los márgenes, deja espacio entre los párrafos y escribe por una sola cara del folio.
  6. Cuidar el estilo y evita los errores de ortografía. Formular  al máximo tu riqueza verbal, utilizando sinónimos y evitar las repeticiones excesivas.
  7. No utilizar abreviaturas.
  8. Ser honesto.
  9. Ser positivo resaltando lo mejor de uno mismo, pero de forma breve, concreta y sencilla.
  10. Recordar que no hace falta incluir los documentos y títulos acreditativos, a no ser que lo soliciten.
  11. Enviar siempre el currículum original, nunca fotocopias.
  12. La fotografía últimamente no es necesaria pero si se desea realizar debe adjuntar una fotografía reciente y de tamaño carnet. Es preferible que sea de color.

Por norma general, el currículum debe contener:

·Datos personales: Nombre y apellidos, lugar y fecha de nacimiento, estado civil, dirección personal, número de teléfono de contacto, dirección de correo electrónico, etc.

·Formación académica: Estudios realizados, indicando fechas, centro, y lugar donde han sido realizados.

·Otros títulos: Estudios complementarios a los universitarios que mejoran la  formación y habilidades. Hay que indicar fechas, el centro y el lugar donde se realizaron.

·Experiencia profesional: Experiencia laboral relacionada con los estudios universitarios o que puedan ser de interés para la empresa que desea contratar así también señalar las fechas, las empresas trabajadas especificar funciones y tareas.

·Idiomas: En este punto se mencionan los idiomas que conocas y el nivel. Indica también si tienes algún título reconocido que acredite tus conocimientos.

·Informática: Señalar aquellos conocimientos informáticos que poseas: sistemas operativos, procesadores de texto, hojas de cálculo, bases de datos, diseño gráfico, internet, etc.

·Otros datos de interés: En este último apartado señalar todos aquellos aspectos que no han sido incluidos todavía, tales como: Carné de conducir, disponibilidad, etc.

 Los currículum no  deben contener:

·Escribir el título “Currículum Vitae” en la parte superior, esta información ya se sabe..
·Evitar  citar objetivos económicos o sueldos en el currículum.
·Es preferible no referirse a ningún partido político, sindical o religioso.
·Usar un vocabulario estándar, sin palabras técnicas, pedantes ni rebuscadas, pero sin caer en el lenguaje coloquial.
·No es necesario adjuntar las referencias en el currículum, salvo si la empresa lo solicita expresamente. Tampoco hace falta el expediente académico.
·No indicar todos los seminarios o cursos a los que has asistido. El espacio del currículum es muy limitado así que haz una selección e indica sólo los más significativos.
·No incluir tus aficiones salvo que éstas tengan una relación muy directa con el puesto de trabajo.


Tipos de currículum en los cuales encontramos:

Currículum cronológico
Este tipo de currículum, es aquel que organiza la información cronológicamente, partiendo de los logros más antiguos y llegando hasta los más recientes.
Por ello, este tipo de currículum es recomendable si dispones de una buena experiencia laboral, donde no se aprecian demasiados cambios  de trabajo, también se puede destacar alguna empresa reconocida en la has trabajado.
El currículum cronológico también puede presentarse en el orden inverso, es decir, destacando en primer lugar los últimos logros y la ocupación más reciente, para ir después avanzando en la experiencia anterior. La principal ventaja es que resalta las experiencias más recientes que indudablemente son las que más interesan a quienes te van a contratar.

Currículum funcional o temático.
A diferencia del currículum cronológico, el funcional distribuye la información por temas. De esta forma, permite proporcionar un conocimiento rápido de formación y experiencia en un ámbito determinado. Además, al no seguir una progresión cronológica, permite seleccionar los puntos positivos, destacar las habilidades propias y logros conseguidos. Por todo ello, el modelo funcional es conveniente cuando se quiere acceder a un sector profesional totalmente diferente, para lo cual no es relevante tu experiencia laboral anterior, si no tus habilidades, capacidades y la forma de trabajar. Este tipo de currículum es utilizado  por ejemplo, para alumnos recién egresados que no presentan experiencia laboral, personas que tienen cambios de trabajos frecuentemente. También es el más adecuado si has trabajado como empresario o de forma independiente.


Currículum combinado o mixto.

Es el más completo de los tres modelos, aunque, por ello, también es el más complejo de elaborar. A grandes rasgos, el currículum combinado es una mezcla del cronológico y del temático. Parte siempre del modelo funcional, organizando la información por áreas temáticas o profesionales, para llegar después a la organización en el tiempo. De esta forma se destacan las habilidades que se tienen al tiempo que se refleja la experiencia y la formación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada